Saltear al contenido principal
+34 637 429 261

EL ORDEN DE TU COSMOS PERSONAL

Sentir orden en tu cosmos personal es saber que hay una ley sistémica que  en  Constelaciones Familiares,  dice: “El Orden precede al Amor”, en ese orden sistémico el flujo de la vida permanece y se conecta a una inteligencia que nos permite estar en sintonía con la vida, tener presencia, entre muchas otras cosas mas.

Cuando miramos esta premisa, esta verdad orgánica, y la contemplamos desde la mirada del alma y en el viaje de la vida, sabemos que hay un momento que “debemos” entregar las riendas del poder al alma.

Cuando llegamos aquí, es necesario desconectar el volumen  de la mente racional para que no hayan distracciones, esta imagen interna me recuerda el desierto arquetípico del alma, un Dios seco se asocia con el desierto, donde Jesús vago durante 40 días.

La lucha arquetípica de los que son enviados al desierto es simple: “No se haga mi voluntad, si no la tuya”, donde uno queda abandonado a vagar todo el tiempo que sea necesario para renunciar  al control de la trayectoria de su vida.

Pero ¿Qué significa eso? La rendición es un ritual arquetípico de transformación y en ella la autoridad de nuestra vida pasa de nuestra mente racional (ego) a nuestra visión del alma, y esto, reposiciona la brújula de nuestro viaje y nos desvía de los planes que teníamos en nuestra mente para orientarnos hacia otros planes mas adecuados a las capacidades y talentos del alma.

Nuestra vida cambia cada vez que tomamos una decisión importante, pero la diferencia estriba  cuando en nuestra rendición arquetípica a lo divino, renunciamos a lo que mas valoramos los seres humanos: “El control” y (la falsa ilusión de) poder.

Imagínate que te encuentras sol@ en un desierto, o estas en un bosque completamente a solas, siente, imagina o percibe, como tu alma se expande y se hace mas grande, hasta que la tierra se hace tan pequeña que cabe en la palma de tu mano, ahora en ese estado de conciencia espera a que llegue lo divino y te encuentre, mientras reflexionas sobre el viaje de la vida y el breve tiempo que ella nos regala, allí estas, mientras empiezas a sentir el planeta muy pequeño y a ti te percibes mas grande y eterno donde tienes mucho para dar. ¿en las manos de quien pondrías tu espíritu? ¿ en las de la gente de ese planeta minúsculo o en las de lo divino, que te ha enviado aquí para un propósito mas elevado?

En este momento, es cuando llega el paso de saber si estamos preparados para contener una conciencia mas elevada o lo que seria lo mismo:

“Lo importante es poder en cualquier momento sacrificar lo que somos, por lo que podríamos llegar a ser”

Imagina una vida sin propósito, sin alma, sin el misterio de lo divino, si puedes profundizar lo suficiente, podrás liberarte de tus miedos y de la mente racional que no puede comprender esta verdad.

Pero una vez que lo aceptes totalmente, habrás avanzado en la travesía del desierto, llega un punto en la misma, en que descansar resulta mas difícil que seguir caminando, porque un@ sabe a que renuncia y por mucho que nos cueste rendirnos, permitir que lo divino reordene el devenir de tu vida., donde realmente  no estas abandonándola, si no que estas reentrando en ella, con el alma en cabeza.

Hemos retirado gran parte del vocabulario del espíritu de nuestras vidas y hemos puesto una mordaza a nuestras almas, quizás la situación actual y social, nos este invitando verdaderamente a desbloquear el poder de nuestra alma y abrir los conductos de la conciencia para con nuevos ladrillos formar una nueva realidad basada en una mirada donde lo espiritual, y nuestra alma no este excluida.

 

 

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba