Saltear al contenido principal
+34 637 429 261
[row] [span4]
[/span4] [span8]

EL ÁRBOL FAMILIAR Y LA EVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA

Todos pertenecemos a un linaje, a un origen, nuestro árbol genealógico es la clave para poder superar las repeticiones existentes y el ingrediente clave es la conciencia.

Nos encontramos que ante un problema o conflicto en una generación dada los miembros reaccionan ante ese problema por medio de la mejor solución que su nivel de conciencia, en ese mismo momento, les permite ofrecer.
Pero a menudo esa “solución” es una simple repetición porque están utilizando una receta ya conocida, probada y validada por su entorno familiar, social y cultural.

Por ejemplo: ante una vergüenza familiar (encarcelamiento, ingreso en un psiquiátrico, hijo ilegítimo, etc.) y que produce desconcierto emocional, elegirán guardar dicha vergüenza en el mayor de los secretos o podrían escoger no volver a hablar de una persona desaparecida o por el contrario hacerla el centro de la atención y convertir al desaparecido en un santo, una héroe o heroína.

Estas son soluciones desencaminadas que en su momento funcionaron bien a estos padres y se puede encontrar en todos los árboles genealógicos, pero es la segunda generación cuando los estragos (violencia, secretismo, rupturas, demandas emocionales imposibles de satisfacer, etc.) comienzan a hacerse sentir en unos hijos convertidos a su vez en padres: “nuevas heridas para las que tendrán que buscar soluciones”.
Y si estas soluciones son tan conformistas como las de su generación anterior, los nietos pagarán las consecuencias.

Estudiando nuestra historia familiar, no resulta difícil localizar esos hechos que han podido ser fuente de sufrimiento.
Pero aún así nuestra primera reacción será justificar esa forma de actuar con comentarios tipo: “Es que mi padre/madre/abuelo/ no tenía otra opción…” “son cosas que ocurren en todas las familias” justificando los acontecimientos del árbol desde la razón pero por otro lado el corazón y la psique infantil sufren sin poder resolver el trauma.

Con mucha frecuencia esta es la situación paradójica en la que se encuentra una persona cuando inicia un trabajo personal.

Desde este enfoque ofrecemos la posibilidad de colocarse más allá de esa comprensión intelectual dónde el fin será comprender porqué y cómo pudieron emerger esas falsas soluciones, qué repeticiones familiares, sociales y culturales están interviniendo y cuál podría ser la actitud de un adulto enfrentado a los obstáculos que se manifiestan en su árbol genealógico.
Dicho en otros términos, lo que vamos a hacer es preguntarnos cual era “el nivel de conciencia” que tenían nuestros ascendientes ante determinado conflicto.
Un nivel bajo de conciencia se manifiesta por una insatisfacción constante, sea porque la persona pierde la alegría de vivir o porque lo que hace es compensar su insatisfacción profunda a través de adquisiciones ilusorias (acumulación de bienes materiales o inmateriales, éxitos u objetos, etc.)
Sin desarrollo de la conciencia no hay satisfacción auténtica, tener cada vez más conciencia significa tener cada vez más libertad.
Así pues, cuánto más consciente se es, mejor se acepta el no tener que definirse con estrechez de miras, uno tiende a unirse con la totalidad del mundo, dejando de identificarse estrictamente con el clan.
Las identificaciones, serán roles con los que entramos en contacto y funcionamos en base a esas formas que nos predeterminan a ser o actuar de una determinada manera, los Arquetipos.
Ellos nos permiten ampliar nuestra conciencia al reconocerlos, pudiendo iluminar las partes no aceptadas de uno mismo.

Nuestro sistema de energía se distribuye en las diferentes áreas de vida del ser humano: familia, pareja, hijos, relaciones, autoestima, trabajo… y queda impreso en nuestra biología la forma de relacionarnos y el nivel de conciencia que habita en cada uno de ellos.
El auténtico poder personal radica en practicar unas sencillas y poderosas verdades sagradas que te invito a conocer a través de EL ARTE DE LA TRANFORMACIÓN, y que te llevarán a disolver los velos de la ilusión e integrar dónde reside la auténtica fuerza y transformación.

Una síntesis única que facilita el autoconocimiento a través de tu árbol genealógico integrando los arquetipos y el sistema de energía del ser humano.

Para progresar es necesario proponerse un objetivo que nos permita unir el mundo interior, nuestra verdadera identidad, y el exterior, alcanzando ese destino que es verdaderamente el nuestro, actuando auténticamente en el mundo.

El nivel de conciencia nos reenvía a una concepción evolutiva del ser humano y la responsabilidad que tenemos en participar de este proceso que va de ser un adulto emocionalmente hablando para fusionarse con una conciencia colectiva de la que todos participamos y a la cual todos pertenecemos.

[/span8] [/row]

 

[row] [span4]

tumismofotos estudio 001

[/span4]

 

[span8]

Tú Mismo es un medio de comunicación con sede en Valencia (España), dedicado a la difusión de temas referentes al crecimiento personal y al mejoramiento de la calidad de vida. Sitio web: www.tu-mismo.es

lunes, 16 de febrero de 2015

El Arte de la Transformación

 

El Arte de la Transformación

Una vía para acceder a un poder infinito

 

Mari Carmen Vilata
 

“Tuve una experiencia de poder percibirme coexistiendo en múltiples realidades a la vez. Yo en muchos lugares al mismo tiempo, de forma simultánea. No era una personalidad fragmentada, hoy en día lo sigo viviendo. Soy consciente de diferentes “niveles” de conciencia adonde mi ser se puede estar expresando ahora. Es una percepción muy personal, muy real. Lo único que ha dado una cierta explicación a esto es la famosa teoría del desdoblamiento del tiempo, por la cual se ha podido argumentar cómo tenemos diferentes percepciones de la realidad o identidades, y vamos teniendo experiencias en cada aspecto de esa realidad. Hoy  siento la integración de esa multidimensionalidad en mi realidad cotidiana”.

 

Con estas palabras, Mari Carmen Vilata Climent cuenta cómo nació una idea: crear una síntesis que se convertiría en un método con su sello personal, El Arte de la Transformación. Una “síntesis que a través de diferentes perspectivas permite darte cuenta de que vivimos una realidad multidimensional, y así acceder a la esencia de tu ser, trayendo todas esas partes de ti aquí para poderlas manifestar, sin confundirte”, dice la terapeuta holística y directora del Instituto Aluna.

 

¿Qué sucede en la práctica con El Arte de la Transformación? “Es como aprender a surfear, independientemente de cómo sea la ola que te toque o adonde te lleve, sin que te sumerjas en ella. Hay que aprender a surfear con todo en la vida”, explica Mari Carmen, quien agrega: “Uno de los mayores problemas para el ser humano siempre ha sido identificarse con la experiencia; el yo se queda allí, atrapado, ya sea con dolor, con ese inconveniente, y lo sigue reviviendo. Con este trabajo vamos mucho más allá. Se aprende a estar en una experiencia y transformarla en el mismo momento, fluyendo con ella”.

A fin de poder concebir al ser humano desde todos los planos y ofrecer elementos que los nutran, concretamente el método propone primeramente un trabajo a nivel energético. “Como somos energía, hacemos un recorrido a través de los centros energéticos, los chakras. Así, recordamos verdades fundamentales, por ejemplo que lo único real es el amor. Esta es una verdad sagrada. En cada uno de los centros reside una verdad sagrada, se trata de aprender a fluir con esas leyes universales, y desidentificarnos de toda ilusión”.

También se abordan los arquetipos, a través de los cuales “reconectamos con esas partes de luz y de sombra que poseemos, para integrar las dos polaridades y ver los aprendizajes que tenemos, ya que si no los vemos, seguimos pegados a la experiencia porque no la resolvemos”, apunta Mari Carmen, y comparte un caso en particular: “Una joven estaba muy identificada con el arquetipo del amante, que lo tenía localizado en el segundo centro de energía; no era una casualidad, y aprendió a reconducir toda esa energía pasional de una forma positiva y no destructiva, sobre todo a través de las relaciones de pareja, que era donde ella desviaba la energía. Ahí integró la sombra. Hizo un trabajo de empoderamiento, que en este caso fue asumir la responsabilidad de esa sombra, transformarla a través de la energía ancestral y reconducirla a través de nuevas experiencias, tomando también la parte de luz”.

En referencia a otra herramienta fundamental del método, el árbol genealógico, Mari Carmen advierte que “disiento con la perspectiva que señala que nuestros maravillosos antepasados sólo nos dejan malas herencias, por eso trabajamos no solo con lo negativo que el árbol nos ha dejado. Es cierto que lo que genera mayores inconvenientes resulta ser lo no dicho, los secretos, aquello que ocultamos debajo de la alfombra, pero lo que ha quedado allí está diciendo que hay algo que hacer, que no se ha hecho, algo que se ha querido manifestar, un potencial que necesita tener un lugar. Por ejemplo, en mi familia necesitan tener un lugar los artistas. Mis hermanos son artistas puros y duros, el mayor canta, el segundo tiene una gran energía creativa, decora y pinta espacios. Yo siento que soy una artista que acompaña o facilita que cada uno esculpa su propia obra de arte, su propia vida”.

Es decir, conciencia energética, arquetipos y antepasados, una tríada que cuando se trabaja con ella provoca una transformación.

Además, en El Arte de la Transformación se suman aportes de, entre otras disciplinas, la Programación Neurolingüística (PNL) y el Diseño Humano, del cual Mari Carmen dice: “Incluyo el tema del perfil, que es fundamental conocerlo y algunas pinceladas más que ofrecen una conexión con el propósito o misión de vida. Explicamos cómo tu vehículo necesita expresarse aquí y qué es lo natural para ti; si te sales de él, el ser no se podrá expresar”.

En resumen, mediante El Arte de la Transformación “se puede acceder a la esencia ilimitada del ser, donde reside un poder infinito”. Es por ello que no hay “efectos secundarios, todo es positivo”, afirma la terapeuta.

La experiencia de quienes han vivido este aprendizaje se traduce en que todos “han tenido una transformación increíble, tomando nuevos rumbos, desarrollando proyectos novedosos y revolucionando sus vidas. Todos se alinearon con su esencia y vieron procesos muy fuertes”, logrando que sus debilidades se transformaran en fortalezas.

El Arte de la Transformación es un trabajo intensivo de tres meses, dos fines de semana por mes, que en 2015 comienza en marzo. “No puede haber procesos largos. Nuestra biología está preparada para hacer cambios ya, mucho más rápidos”, concluye la directora de Aluna.

 

Habrá una conferencia gratuita informativa el 28 de febrero, a las 18 hs., en lugar a confirmar, para lo cual es imprescindible una reserva a través del correo electrónico info@institutoaluna.com

 

 

[/span8] [/row]
Volver arriba