Saltear al contenido principal
+34 637 429 261

COMO VIVIR LA ESPIRITUALIDAD CON LOS PIES EN LA TIERRA

Este es un apasionante tema donde me limitare a desmenuzar algunas partes que condimentan nuestro alimento diario con sucedáneos, aditivos y conservantes.

footprints-man-beach-morning

Para hablar de espiritualidad y de tener los pies en la tierra, vamos a tener que nombrar las carencias afectivas pues son las que nos llevan a establecer adicciones en nuestra vida y a sentir la necesidad de algo.

 

Una gran carencia afectiva de la infancia que se necesita nutrir sea a través de una pareja, el trabajo, drogas, perteneciendo a una  secta para llenar un hueco, nos indicara que  en la etapa adulta hay una dificultad de poder llenarse uno mismo de lo que necesita, si dependes de “lo externo a ti” ese vinculo de necesidad llevado a la dependencia o adicción por algo o alguien terminara por pasar factura en la vida.

 

Si nos damos cuenta que todo esta en uno mismo y que el único que puede nutrirse es uno mismo aprendiendo a comprender que lo mas importante eres tu, pero no desde una comprensión egoica, sino desde el punto en el cual uno sabe aceptarse, respetarse, amarse y nutrirse de forma adulta para poder establecer vínculos adultos y maduros con los demás.

 

Cuando sentimos que no podemos vivir sin algo o sin alguien o construimos lazos de dependencia sin cultivar la propia autonomía en cualquier área de nuestra vida antes o después   todo se volverá contra uno mismo, pues aquí no hay nada eterno, todo son ciclos y las cosas van y vienen en el flujo constante de la vida.

 

Así que cuando deseamos conectarnos con nosotros mismos nos vamos a encontrar con cosas fundamentales, aspectos que no han sido nutridos y no se resolvieron en nuestro interior.

 

Cuando visite la comunidad Findhorn es Escocia, experimente algo fundamental sobre como llevar a la practica en nuestra vida cotidiana la espiritualidad en todo lo que hacemos, poniendo amor, atención y conciencia a todo desde lavar  y fregar platos, hacer la comida, preparar los centros de flores, limpiar el jardín…

 

Todas las tareas de nuestra vida pueden ser impregnadas desde esta perspectiva, pues vivimos en una realidad física y necesitamos estar conectados con la tierra, estar presentes para nuestra salud y para poder explorar poco a poco dimensiones mas sutiles que sin haber atendido estas necesidades y haber transitado un recorrido desde el interior y  saber de la importancia de la conexión consciente con el presente y con la tierra, difícilmente vamos a poder ir explorando la espiritualidad y expandirnos a dimensiones mas universales.

 

Por que si no, vamos a necesitar a medida que nos expandimos o creemos que lo estamos haciendo,  adorar a un santo, maestro, guía, o a alguien con quien simpatizas y que aparentemente sientes que te reconoce porque “simpatizamos” y jugamos a darnos la razón de lo que es verdad en este camino espiritual, generando una vez mas lazos de dependencia.

 

Es interesente observar como intentamos buscar aliados para nutrir a nuestros falsos dioses y seguir endiosados mientras tapamos las heridas de esa infancia.

 

Existe un gran tesoro en nuestro interior, estamos caducos de las versiones “New Age” que dicho sea de paso forman parte de otra religión mas.

 

Si queremos ser iniciados en un camino espiritual no necesitamos que nos inicien porque volvemos  de nuevo a viejos paradigmas, porque lo que realmente  necesitamos es compromiso con nosotros mismos y voluntad para hacer un viaje a nuestro interior.

 

Esta es la autentica iniciación, ese compromiso contigo mismo que te llevara a conocerte y establecer un autentico vinculo con tu ser, con tu maestro interno para ir caminando desde dentro de ti a establecer cada vez mas lazos de conexión con tu esencia.

 

Una vez has alcanzado escuchar a tu maestro interno, a tu corazón, a la autentica voz que yace en tu interior, nos iremos abriendo una vez mas a una conciencia superior a una inteligencia divina que no ira exenta de que para seguir avanzando habrá que ir desvinculándose de todas las creencias infantiles sobre lo divino y todo lo que ha sido distornisonado a traves de la historia sobre ello , y asi una vez mas volveremos al plano tierra, a la conexión que existe entra nuestra infancia y la apertura y exploración de nuestra divinidad aquí.

 

Es muy fácil distorsionar en este punto, la línea que habita entre el ego y esa conexión autentica a veces es sutil y tremendamente retadora.

 

Aquí podemos empezar a canalizar a mas de nuestra esencia o mas de nuestro ego, pues canalizar no es mas que el arte de escuchar a lo divino en tu corazón permitiendo que lo mas autentico de ti impregne cada pensamiento, palabra, emoción y acción en nuestras vidas.

No estamos aqui para cumplir misiones imposibles y si a predicar con el ejemplo.

 

Hay un dicho que dice “Por sus frutos los conoceréis” y ello implica todo lo nombrado anteriormente.

 

Desde ahí, podemos ser más o menos honestos creyendo que somos súper mega espirituales y que recibimos mensajes del espíritu guiando nuestro caminar en estos nuevos tiempos.

 

Muchos creen que navegan en la expresión de esa espiritualidad sana y llamada nueva, que están abriéndose a lo nuevo, en cuanto no saben ni siquiera que es lo nuevo ni de que en esencia están hablando, haciendo una ensalada mixta un tanto extraña, eso si, llena de marañas, enredos y perdidas de tiempo.

 

Hace falta conocimiento y sabiduría en la expresión para lo “nuevo”, porque en esa sabiduría esta implícita la experiencia que ha transitado ese dolor original, ese discurso interno del niño/a herido/a, donde se han sanado esas carencias, se ha madurado, etc.

 

Creer que las herramientas de cualquier índole de autoayuda son las que tienen la fuerza de hacerte cambiar y te van colocar en una posición mas elevada es seguir siendo un niño desvalido que le da el poder a algo externo, pues son solo herramientas y lo que realmente vamos a necesitar además de ese compromiso personal en primera instancia será de un Facilitador que haya sido capaz de abrazar todo esto, sabiendo que siempre estamos aprendiendo.

Este facilitador sabe que el y sus herramientas no son las que tienen el poder, sino que la fuerza emerge de la persona y de su capacidad de autosanación, y que evidentemente es importante que tenga un buen bagaje tanto de formación como de experiencia.

 

Si quieres explorar la espiritualidad con los pies en la tierra empecemos a desmitificar muchas creencias en múltiples ámbitos y universos, pues somos un maravilloso universo por explorar y que nadie  hará por ti

 

Mi pregunta es ¿Tienes los pies en la tierra o en el cielo?

flyingcouple1

Mari Carmen Vilata Climent

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba